Search
  • Lucy Arciniega

Homenaje

Trece días me separan hoy de mis cincuenta años. Para no perder costumbres estoy frente al mar, gente pasea por el boulevard mientras yo mojo los píes en la orilla, un policía baja la cabeza a modo de saludo, ya me conoce, sabe que no me meteré al agua de noche. Una anciana busca charla, escucho sus anécdotas de antaño mientras me quito los zapatos. -No le temes a los tiburones? -Por supuesto! Pero mi destino es la orilla. Me mira confundida. -No tienes tiempo de venir a la playa de día? Dos abuelos interrumpen mi respuesta mientras le explican a un nene de cinco años la historia del viaje a la luna hace 50 años atrás. El porteño acento me llevó a otros días. Marcelo subió al auto pidiendo más detalles de cómo ése señor llegó a la luna. Vuelvo la mirada a la anciana, sonriendo le contesto. -Tiempo tengo, ganas no. -Espérate a que cumplas cuarenta y verás que no te querrás perder del sol. Solté una carcajada -Voy para cincuenta señora. -En serio?! -La noche oculta mis arrugas. -Me ayudas a caminar en la arena contigo? Varias respuestas cruzaron mi mente en nano segundos, aterricé en lo que creí correcto. -Claro que si. Llegué con ella muy cerca a la orilla, me pidió ayuda para sentarse en una silla de madera. -Sigue tu ritual. -Ritual? -Si, por lo general estacionas tu auto cerca de la heladería, te quitas los zapatos cerca de las duchas, saludas a los policías y caminas con los pies en el agua como por media hora. Las dos veces que te he visto demorarte son las veces que te has quedado llorando. Me quedé callada observándola, no recordaba haberla visto antes, peligrosa no era, la pobre mujer tenía problemas de movilidad a sus años. -Entiende que lo que me está diciendo es preocupante verdad? Me espía? -No, no por favor, nada más lejos de mi intención. Yo vivo en ésa casa. Me señaló la única casa frente al mar. -A mis años los pequeños eventos son rituales, disculpa si te asusté. Annalise tenía ganas de compartir su historia, me pidió que caminara por el agua mientras hablaba. -Ya no lloras, estás mejor? Has perdido peso. La salpiqué con agua de mar. -Annalise eres el detective de Hollywood Beach! -Fui educadora por muchos años. -Oh wow, primaria o secundaria? -Universitario, enseñaba leyes. -Eres abogado? Una sonrisa radiante llenaron sus ojos y su cara. -No nací teniendo 77 años Lucy. Su edad con el estigma de ser profesional y ser mujer me abrió la puerta a un sin fin de preguntas. Tenía una guerrera disfrazada por la edad. La carcajada nació sincera ante el huracán de preguntas de mi parte. Me senté en la arena frente a ella a escucharla. -Alguna vez me contarás que te paso? -Te lo prometo! Pero primero llévame contigo a la generación que abrió con certeza las puertas a las que veníamos atrás. Sonriendo me palmeó la mano. -Gracias por reconocerlo, fue una buena batalla. Tengo que juntar al padre Pierre con Annalise, papá Dios me ha dado una hermosa mina de información.

5 views
  • icon_quora-512
  • Black Twitter Icon
  • Youtube
  • Facebook

Súmate a mi grupo de contactos

© 2023 by Lucy Arciniega. Proudly created with Wix.com

  • Black Twitter Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon