Search
  • Lucy Arciniega

La nieta de Cornelio



Hace unos días charlando con alguien la pregunta me tomó por sorpresa:

- Quién fue el adulto más influyente en cómo eres tú hoy?

Sonreí, pateé la respuesta con picardía logrando aterrizar la charla en temas más sencillos.

A solas comencé una charla interna, visité mi infancia. Habían muchos personajes con pomposas personalidades, férreas convicciones, estúpidas actitudes por ende acciones.

De todos aprendí algo, mayormente a defenderme. En una esquina virtual en mis recuerdos encontré a mi abuelo. Muy diferente a la cacofonía familiar, no era cálido, demostrar sus sentimientos jamás fue su fuerte, era un hombre sencillo, callado, no daba grandes discursos de lo que hacía, sencillamente lo hacía para el beneficio familiar. Me fascinaba observarlo, él notaba lo que yo hacía, su gesto de mano era el permiso para que lo siguiera en lo que sea que él estuviera haciendo. Aprendí a callar para disfrutar sus analogías, todo tenía un porqué, nada era casualidad. Desde sus sembradíos a sus animales, de su carrera a sus logros. Su resiliencia era indómita sin grandes aspavientos por la misma. Tomaba la vida cómo le era entregada moldeándola majestuosamente desde su coraza apática. Hubieron muchas charlas que de niña no entendía, avisos de abismos, lecciones de mantequilla. Hoy a mis cincuenta años me encantaría decirle que estaba almacenando todo lo que él estaba sembrando en mí. Que aprendí a ver a alguien hacia abajo sólo cuando le estaba dando la mano para levantarse, que la clase no se viste en la ropa, se viste en el alma. Que los retos son grandiosas oportunidades de aprendizaje si nos damos la oportunidad de hacerlas lección. Que sus palabras me han dado la fuerza por toda mi vida para entender que todo pasará, sólo lo que nos colgamos en el alma quedará intacto, lo que no nos sirve para avanzar es mejor olvidar. Quiero torta de naranja, quiero estar sentada en tu cocina, quiero verte batir mantequilla al alba. Quiero ir detrás tuyo a darle de comer a los animales, quiero ver mis pies desaparecer en un mar de pollitos. Quiero volver a ver tus ojos sonreír al verme montar a pelo y maniobrar con la crin. Quiero volver a abrazarte. Tu fin del mundo no llegó viejo, vives aquí, en el centro del compás de mi vida, tu canela rabiosa con orgullo te lleva en el alma. Cornelio López Gomez el adulto más influyente en mi vida.


8 views
  • icon_quora-512
  • Black Twitter Icon
  • Youtube
  • Facebook

Súmate a mi grupo de contactos

© 2023 by Lucy Arciniega. Proudly created with Wix.com

  • Black Twitter Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon